Seleccionar página

Esta parte se centrará en el Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica (Convenio de Estambul), adoptada por el Comité de Ministros y abierta a la firma en Estambul el 11 de mayo de 2011 (entró en vigor el 1 de agosto de 2014) que reconoce la violencia de género contra las mujeres como una violación de los derechos humanos y una forma de discriminación. Los participantes conocerán los enfoques de la Convención, tales como: prevención, persecución, protección y desarrollo de políticas integradas. También abordaremos los problemas que plantea la ratificación del Convenio en algunos países.

Guión del vídeo

Su contenido va aquí. Edite o elimine este texto en línea o en la configuración del módulo Contenido. También puede aplicar estilo a cada aspecto de este contenido en la configuración de diseño del módulo e incluso aplicar CSS personalizado a este texto en la configuración avanzada del módulo.

Su contenido va aquí. Edite o elimine este texto en línea o en la configuración del módulo Contenido. También puede aplicar estilo a cada aspecto de este contenido en la configuración de diseño del módulo e incluso aplicar CSS personalizado a este texto en la configuración avanzada del módulo.

Eso es interesante…

¿Qué es el Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica (Convenio de Estambul)?

Se trata de un texto jurídico adoptado por el Consejo de Europa. Se abrió a la firma el 11 de mayo de 2011 en Estambul (Turquía) y entró en vigor el 1 de agosto de 2014. El Convenio del Consejo de Europa para prevenir y combatir la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica es el tratado internacional de mayor alcance para hacer frente a esta grave violación de los derechos humanos. Su objetivo es la tolerancia cero frente a este tipo de violencia y supone un gran paso adelante para conseguir que Europa y otros lugares sean más seguros.

¿Qué contiene la Convención?

En primer lugar, es el primer tratado internacional que incluye la definición de “género”. Reconoce la violencia contra las mujeres como una violación de los derechos humanos y una forma de discriminación. Esto significa que los Estados son responsables si no responden adecuadamente a dicha violencia. Tipifica delitos como la mutilación genital femenina, el matrimonio forzado, el acoso, el aborto forzado y la esterilización forzada. Esto significa que, por primera vez, los Estados estarán obligados a introducir estos graves delitos en sus ordenamientos jurídicos. Pide la implicación de todos los organismos y servicios estatales pertinentes para que la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica se aborden de forma coordinada. Esto significa que las agencias y las ONG no deben actuar solas, sino elaborar protocolos de cooperación.

La Convención utilizó el denominado enfoque de las 4P, que significa: PREVENCIÓN, PROTECCIÓN, PROSECUCIÓN y POLÍTICAS INTEGRADAS. Según el Convenio, los Estados están obligados, por ejemplo, a: cambiar las actitudes, los roles de género y los estereotipos que hacen aceptable la violencia contra las mujeres; formar a los profesionales que trabajan con las víctimas; sensibilizar sobre las distintas formas de violencia y su carácter traumatizante, también en cooperación con las ONG, los medios de comunicación y el sector privado; garantizar que las necesidades y la seguridad de las víctimas se sitúen en el centro de todas las medidas; crear servicios de apoyo especializados que proporcionen asistencia médica y asesoramiento psicológico y jurídico a las víctimas y a sus hijos; crear refugios en número suficiente e introducir líneas telefónicas de ayuda gratuitas las 24 horas del día; garantizar que la violencia contra las mujeres se tipifique como delito y se castigue adecuadamente; garantizar que las víctimas tengan acceso a medidas especiales de protección durante la investigación y los procedimientos judiciales.

La Convención exige a los Estados Partes que tipifiquen como delito o sancionen de cualquier otro modo los siguientes comportamientos: violencia doméstica (física, sexual, psicológica o económica); acoso; violencia sexual, incluida la violación; acoso sexual; matrimonio forzado; mutilación genital femenina; y aborto y esterilización forzados.

¿A quién se aplica el Convenio?

El convenio cubre a todas las mujeres y niñas, de cualquier procedencia, con independencia de su edad, raza, religión, origen social, estatus migratorio u orientación sexual. El Convenio reconoce que hay grupos de mujeres y niñas que a menudo corren un mayor riesgo de sufrir violencia, y los Estados deben garantizar que se tienen en cuenta sus necesidades específicas. También se anima a los Estados a aplicar el convenio a otras víctimas de la violencia doméstica, como hombres, niños y ancianos.

¿Cómo se supervisa y aplica el Convenio?

El Convenio establece un mecanismo de seguimiento para evaluar la aplicación de sus disposiciones. Este mecanismo de seguimiento consta de dos pilares: el Grupo de Expertos sobre la Acción contra la Violencia hacia las Mujeres y la Violencia Doméstica (GREVIO), órgano independiente de expertos, y el Comité de las Partes, órgano político compuesto por representantes oficiales de los Estados Partes en la Convención. Sus conclusiones y recomendaciones contribuirán a asegurar el cumplimiento del Convenio por parte de los Estados y a garantizar su eficacia a largo plazo.

Fuente: A salvo del miedo – A salvo de la violencia; Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica, Consejo de Europa:
https://rm.coe.int/CoERMPublicCommonSearchServices/DisplayDCTMContent?documentId=0900001680464e97

Puede leer el texto del Convenio en diferentes idiomas en:
https://www.coe.int/en/web/istanbul-convention/text-of-the-convention